• La lógica, herramienta indispensable.

    A veces lo obvio,…se nos escapa. Estamos acostumbrados a que cada tipo de plomo se ha de corresponder a una necesidad distinta pero, ¿obligatoriamente ha de ser así?

    Tomemos nuestro mejor plomo entre las manos, dispone de una argolla, u ojal, por donde habitualmente lo fijamos al bajo, al enganche rápido o al sedal, ¿ cierto ?, ¿ que más necesitamos ?

    Bajos de línea, urfes y montajes corridos.
    No solo la competición debe estar marcada por el uso continúo de mejoras en sus herramientas. La pesca de "por libre" no solo puede, sino que debería hacer uso de todas las mejoras.

    Pues bien poca cosa. Una bola de retención de caucho blando de un diámetro suficiente para que la cola de rata discurra por ella, un esmerillón de resistencia acorde y, … ya podemos mandar nuestro cebo donde nuestra técnica y fuerza permitan a sabiendas que no presentara la menor resistencia a tan delicado paladar.

    Montaje de plomo corrido para larga distancia, juego de niños.

    Comenzaremos introduciendo el extremo final de la cola de rata por el ojal de la varilla o el esmerillón que presente nuestro plomo para, a continuación, colocar nuestra perla de retención que hará la función de amortiguación de nuestros lances.

    Solo nos resta, por ultimo, fijar el esmerillón mediante un nudo de comprobada resistencia.

    Bajos de línea, urfes y montajes corridos.

    A veces lo más sencillo pasa desapercibido. Ser capaz de verlo, un juego de niños.

    Como vemos, el conjunto final se nos presenta como montaje corrido idóneo que nos proporcionara lo mejor del montaje tradicional, mínima resistencia antes las picadas mas recelosas, unido a la plena funcionalidad de un bajo pensado para alcanzar grandes distancias.

    Bajos técnicos, mil soluciones para mil problemas.

    Desconocidos para muchos fuera del ámbito de la competición, en los siguientes artículos iremos descubriendo juntos uno a uno,  técnicas y útiles que, hasta no hace mucho, solo formaban parte de los equipos de los pescadores más técnicos.

    Bajos de línea, urfes y montajes corridos.

    Snnods, baits, impacts, cool crimps,… un apasionante mundo por descubrir.

  • Por ultimo resta colocar nuestra gameta o coal, siempre de la máxima calidad posible y sin miedo a sobrepasar longitudes tradicionales, sobre el esmerillón mediante un nudo o lazada para disponer de un bajo corredizo de plena funcionalidad.

    En todos los casos permitiéndonos,  mejor incluso que muchos de los habituales plomos perforados donde los problemas de canales interiores atascados con tanta frecuencia se suceden, una extrema sencillez de ejecución y, con la ventaja añadida de poderse realizar sobre cualquiera de los  modelos de marcado carácter aerodinámico que deseemos disponer para cada ocasión.

    Bajos de línea, urfes y montajes corridos.
    Desde el otro lado del mar de norte, nuestros colegas sajones nos llevan años de ventaja.

    Como guinda al pastel, y tal como veremos en siguientes artículos, este tipo de montajes permite ser mejorados incorporándoles el uso de bait-clip,s, con objeto de asegurar nuestra gameta en vuelo y eliminar el temido efecto “helicóptero”., con la única limitación del largo de puente o drop, pudiendo llegar, no obstante, a alcanzar longitudes que superen los dos y tres metros sin demasiadas complicaciones.

    Sparur aurata
    La eficacia de este tipo de bajos queda fuera de toda duda cuando, de tratar con las más desconfiadas especies se trata.

    Un margen, como vemos, más que suficiente dentro de un montaje que reúne un esplendido aerodinamismo y la mínima resistencia posible ante los tientos de los peces mas desconfiados.

    Un respiro antes de continuar.

    Descubriremos juntos, a lo largo de estas líneas dedicadas a los bajos técnicos, un hecho contrastado. El mundo de los bajos es, siempre, cambiante y personal.

    Nunca estará todo escrito gracias a la inquietud constante de mejora personal que, cada verdadero aficionado, llevamos dentro.

    Bajos de línea, urfes y montajes corridos.

    Pero eso, y mucho más, quedará para siguientes ocasiones. Por hoy solo me resta desearos las mejores mareas y animaros para que jamás pongáis límites a vuestra imaginación.

    « Página anterior