• Uso del calibre o pie de rey,  precisión manda.

    Si conocemos previamente las medidas de los mismos y el carrete esta apoyado en una firma establecida de plena confianza para sus repuestos, habremos tenido seguramente ya la posibilidad de haberlos adquirido de antemano antes de realizar la sustitución pero, si esto no es así por ser un modelo desconocido o descatalogado, aún no estamos vencidos.

    La teoría esta muy bien pero, ¿qué podemos hacer ante la imposibilidad de localizar el repuesto apropiado?, para ello una nueva herramienta se nos muestra imprescindible en este caso, el calibre o pie de rey.

    Este útil instrumento nos permitirá disponer con meridiana precisión de cuantas medidas necesitemos conocer para la adquisición de estos rodamientos amparándonos en las numerosas casas comerciales dedicadas a la venta de cojinetes industriales en acero inoxidable, que nos sacaran del apuro en muchas ocasiones, si este ha dejado de fabricarse o escasean sus suministros.

    El uso de un calibre no es algo ajeno a muchos de nosotros, pero para aquellos menos acostumbrados a su uso, su utilización para este caso es tremendamente sencilla y dado que los datos que necesitamos se refieren exclusivamente a las dimensiones del cojinete, tomaremos para ello con sumo cuidado las referencias que determinan diámetro exterior, diámetro interior y altura del rodamiento.

    Mantenimiento y sustitucion de rodamientos en bobina fija.

    Como vemos, y sirviendo como referencia para los que deseéis cambiar los de este modelo concretamente sin tener que hacer uso de esta herramienta, necesitamos disponer de dos cojinetes con una correspondencia de 9x17x5 milímetros para los rodamientos laterales y, para el alojado en el guía hilos, uno que responda al criterio 4x8x3 milímetros.

    Dispuestos ya estos datos podremos, en la mayoría de los casos, localizar los  rodamientos dañados, solicitando que sean siempre en acero inoxidable, acudiendo para ello a un buen establecimiento del ramo u optar por su adquisición a través de Internet en alguna de las numerosas casas que existen a tal fin y con la grata sorpresa, en muchas ocasiones, de su mejora en cuanto a precio o calidad respecto a los repuestos originales.

    Mantenimiento y sustitucion de rodamientos en bobina fija.

    Un reiterado consejo, y aunque como vemos esto no es mecánica quántica, nunca esta de mas el tomar cuantas notas podamos, sobre todo las relacionadas con la disposición de las piezas y su orientación dentro del conjunto, a medida que las retiremos utilizando incluso el auxilio de una cámara digital que fotografíe el proceso paso a paso,…el exceso de confianza nunca es buena compañera de viaje.

    Aplicando lo que sabemos, mejorando la mecánica de algunos modelos.
    Seria ridículo por nuestra parte no intentar aplicar en nuestro beneficio todo cuanto hemos aprendido juntos, sobre todo si esta labor tras el camino ya andado, se nos empeña tarea fácil.
    Sabemos sobradamente que numerosas firmas montan diversos modelos sobre un concepto único y genérico de gama y que, por razones de marketing o por cubrir sectores diferentes de mercado, nos presentan los más económicos con ciertas limitaciones.
    Uno de los procedimientos mas frecuentemente utilizados en este sentido es, precisamente,  la sustitución de algunos rodamientos por casquillos plásticos basados en teflones o resinas. Pero, si conocemos ya el procedimiento apropiado para la sustitución de estos y estas maquinas son similares, por no afirmar idénticas, en concepto. ¿Podemos paliar esta limitación nosotros mismos?
    De  2 a 4 rodamientos en un abrir y cerrar de ojos.
    ¿Podemos tunear un carrete para asemejarlo a un modelo superior?, la respuesta es clara, si. Así que, ¿os parece que convirtamos un conocido carrete en uno de calidad muy superior por poquísimo dinero?

    Mantenimiento y sustitucion de rodamientos en bobina fija.
    Limpios ya los componentes afectados y proporcionada una correcta lubricación finalizaremos el proceso del montaje, apoyándonos para ello en nuestras notas previas, que ahora se nos muestran como un elemento imprescindible, junto a la carta de despiece para permitir el ensamble final.
  • La reacción cuando por primera vez hojeamos la carta de despiece de este u otros modelos y las comparamos con las de sus primos mayores es de lógica sorpresa.

    Muchos de ellos se nos antojan absolutamente iguales en concepto, materiales, diseño y, casi, en la composición de piezas siendo en este caso concreto su única diferencia patente el hecho de un menor numero de rodamientos usados para su fabricación y unos ligeros cambios en el conjunto interior del guía hilos.

    A diferencia de su hermano mayor de gama, observamos que este modelo presenta tres rodamientos menos, dos situados en la caja y uno en el interior del conjunto del guía hilos, sustituidos unos por casquillos de teflón y el otro por una pieza metálica, que suplen la funcionalidad de los cojinetes abaratando así el coste general del producto.

    Poco más se ha de añadir ya. Apliquemos lo ya visto a lo largo de nuestro artículo y en un momento, y por menos de lo que suponemos, volveremos a mirar a nuestro viejo carrete con aires ya renovados.

    Para ello desalojaremos los casquillos plásticos originales de la caja e introduciremos los nuevos cojinetes en su lugar sin mayor problema.

     Si también hemos optados por convertirlo definitivamente, llevándolo al limite de los cinco rodamientos, deberemos cambiar preferiblemente todo el conjunto interno del guía hilos a fin de evitar el tener que adaptarlo a su nueva situación. Una solución algo mas cara pero mucho mas cómoda.

    Como reaccionar si…, pescando con Murphy.

    No me gustaría terminar este monográfico sin prestar un momento de atención a esas circunstancias extremas que se suelen olvidar por considerarlas casos poco probables.

    Playas de Cádiz.
    Pero la experiencia a lo largo de los años nos enseña claramente que si algo puede salir mal, sobre todo los ambientes que desarrollamos nuestra afición,… saldrá y, aunque los consejos se suelen dar para no ser seguidos, un par de llamadas de alerta.

    º Sí, un golpe de mar o un descuido llevan a nuestro carrete a sumergirse completamente en agua salada,  no lo saquéis del líquido elemento.

    Rescatadlo y mantenedlo sumergido en un recipiente con agua dulce para su transporte o, incluso si fuese necesario, en agua de mar. Una vez en casa, id desmontándolo pieza a pieza, manteniéndolo sumergido el resto del carrete dentro del recipiente. Sequemos, limpiemos y engrasemos cuidadosamente como hemos visto en el apartado dedicado su mantenimiento integral cada una de las piezas que retiremos prestando gran atención a no dejar resquicio de agua y humedad. Recordad, el oxido no se produce por una exposición directa al agua, sino por la reacción de la misma con el oxigeno.

    º Si una caída fortuita a pie de playa hace entrar en contacto al carrete directamente con la arena y el agua del oleaje en la orilla, cortad el sedal.

    Hemos de asumir que, en el peor de los casos, algunas de las minúsculas partículas de arena que se mantiene en suspensión en el oleaje de la orilla habrán penetrado junto al agua salada hacia el interior de este. Ante el impresionante poder abrasivo que puede realizar sobre las piezas interiores y el nefasto poder salobre sobre el funcionamiento general de la maquinaria solo cabe una solución, cortad el sedal (que podremos plegar manualmente si queremos rescatarlo) y, sin girar la maneta ni  cualquier otro componente de fricción, actuad como en el caso anterior.

    En ambos caso, evidencia decir, que tendremos que realizar una limpieza completa y engrase completo el más breve periodo de tiempo posible, manteniendo además una estrecha vigilancia sobre su funcionamiento durante un margen razonable e, insistiendo en cuantas limpiezas y engrases fuesen necesarios hasta asegurarnos de su completo restablecimiento.

    Un momento de reflexión.

    Con vuestro permiso, permitidme que sea un viejo amigo con el que tantas horas de belleza y emoción he compartido, sea quien despida estas letras con el regalo de un instante frente a las costas de África desde mi Cádiz en la confianza de que, de nuevo juntos y compartiendo viaje, hemos podido conocer parte de los secretos de nuestros mejores compañeros de pesca.

    Playas de Cádiz.

    Buenas mareas para todos,

    «  Página anterior