• La resina epoxi, cristal liquido.

    Rod building. Montaje y sustitución de anillas.

    El pegamento epoxi es, sin duda, la piedra angular de todo el trabajo.

    Sí, nuestra paciencia y tenacidad nos han llevado a realizar un exquisito trabajo de cordaje en nuestra vara, de poco valdrá si no acertamos correctamente con el remate de la misma. Conozcamos el procedimiento de este singular componente y, disfrutemos de la labor. El final esta muy cerca y, nuestro trabajo, pronto tendrá final.

    Procediendo con el epoxi.

    Para la labor final, necesitaremos:

    Resina epoxi de dos componentes. Hay mil, pero una destaca sobradamente. La firma Flex-coat, cara en su adquisición,  rentable a la larga. Un bote de 4 onzas, equivale a casi ciento veinte mililitros. Normalmente, para anillar las siete anillas de una vara  utilizaremos sobre los 10/12 mililitros de cada compuesto así que, con cuatro onzas, tenemos para anillar completamente alrededor de 12 varas o, lo que es lo mismo, 84 anillas. 

    Dos jeringuillas milimetradas y un recipiente para mezclar. Nos servirán para ajustar a la milésima los componentes y realizar la  mezcla.

    Una varilla fina. Basta con el mango de un pincel viejo que no suelte restos de pintura o madera.

    Pinceles. Que no suelte pelos por lo que más os duela, nos va el acabado en ello.

    Una bandejita. Para evitar los goteos y aprovechar lo que caiga.

    Un mechero de alcohol o una fuente de calor que no emita humos.

    Rod building. Montaje y sustitución de anillas.

    No me olvido. Es cierto que, normalmente, nos será necesario un soporte donde poder dar vueltas a nuestra vara mientras seca el epoxi, sobre todo, si optamos por el de secado lento, siendo muy recomendable el que éste, sea mecanizado.

    No hay que echarse las manos a la cabeza, y menos, por tan poca cosa.

    Se pueden hacer en madera, en aluminio o en cualquier material similar y, en la sección de artículos de la web puedes encontrar como realizarlos por ti mismo.  

    Realizando la mezcla.

    En primer lugar, tomaremos lo necesario de cada componente, para mezclarlos según instrucciones.

    Normalmente, flex-coat, trabaja en dos tipos de secado. Rápido, 5 minutos de trabajo, 15 minutos de secado, uso en un par de horas, que no aconsejo salvo para reparar el puntero, que contemos con la suficiente habilidad para trabajar tan rápido o que no tengamos la dichosa maquina de secado, y el que se suele usar por medio mundo, 2 minutos de mezclado, 20 minutos de trabajo, secado en 2 horas, uso en 24.

    Partiendo de este último, solo nos resta extraer la dosis necesaria,  y, nada mejor para ello, que unas jeringuillas milimetradas.

    Rod building. Montaje y sustitución de anillas.

    Como veis, cada una de ellas tiene colocado un color que asemejo a los componentes de cada uno de los compuestos. Mucho ojo en estos detalles. Sí, por error, introducís la jeringa que ha contenido un compuesto en el equivocado, acabáis de estropear irremediablemente ese compuesto y, a no ser que lo utilizáis todo de una vez de manera inmediata, terminará en la basura, atención a a la hora de mezclar componentes.

  •  
  •  

    Realizada la mezcla, tras batirla alrededor de un par de minutos, el compuesto presentara un aspecto homogéneo muy similar a la melaza. Si seguimos batiendo un par de minutos mas, y la relación de componentes es la adecuada, veremos como se vuelve cada vez más transparente.

    Conviene que os esmeréis en la mezcla a fin de que el producto ligue bien y, si os es posible, lo hagáis en un recipiente de base ancha para minimizar las inevitables burbujas de aire que contendrá. Para ello, nada mejor que un ritmo constante sin demasiadas prisas.

    Llegados aquí, y mientras la maquina hace girar la vara, solo nos queda esparcir el flex-coat por el anillado retocando y esparciendo el epoxi.

    Rod building. Montaje y sustitución de anillas.

    Siempre es preferible dos capas finas a una gruesa. Parece lo mismo pero, no es igual a la hora de corregir errores.

    Poco a poco, veremos el resultado. Un poco más aquí, una retirada de ese exceso y, ... a seguir dando vueltas.

    A veces puede ocurrir que veamos como alguna burbuja aparece en el epoxi poniendo en peligro la calidad del trabajo.

    Es el momento de corregirlas. Una aplicación de calor, por encima siempre del pegamento para calentar el aire de alrededor, y que la expansión del aire de la burbuja se encargue de hacerla salir a la superficie limpiamente.

    Rod building. Montaje y sustitución de anillas.

    Ya solo nos resta ver como, el resultado, aparece poco a poco ante nuestros ojos.

    Rod building. Montaje y sustitución de anillas.

    Eso si, manos fuera hasta dentro dentro de cuatro horas como mínimo.  ¿Cuantos anillados impecables se han estropeado por las huellas impacientes de algunos?.

    Mejor dejémosla a salvo del polvo y de accidentales toqueteos, dándose sus vueltecitas en su torno de secado. Al fin y al cabo, hasta dentro de un mínimo de 72 horas no se recomienda su uso.

    El resultado.

    Volver a tener entre nuestras manos, y en acción de pesca, esa caña que quedo olvidada o reparar nuestra vara preferida, más que suficiente recompensa.

    Rod building. Montaje y sustitución de anillas.

    «  Página anterior