• Buscando la fórmula perfecta.

    Nuestra protagonista, según sea mediterránea o atlántica, presenta algunas diferencias a la hora de establecer sus territorios de caza y freza pero, a rasgos generales, y ya que tras los mayores ejemplares vamos, solo necesitamos conocer el porqué y el dónde ubicarlas en estas fechas concretas en la que los grandes ejemplares quedarán a tiro de caña.

    Desde los cardúmenes de pequeño tamaño que suelen concentrarse en estuarios y puertos hasta alcanzar una media de 500 gramos, momento en que suelen desaparecer para dar comienzo a su verdadera odisea marina, y los ejemplares que buscamos - que en muchos casos superaran los 4 kilos de peso- hay, sin duda, años de interesante tránsito.

    A partir de esa primera juventud, estos cardúmenes de jóvenes, irán disgregándose en grupos cada vez menos numerosos de ejemplares de mayor tamaño a lo largo de la costa hasta un techo máximo de 100 metros de profundidad acusando, día a día, las características que definirán el modo de vida de nuestros robalos adultos.

    Y aunque esporádicamente, en alguna que otra jornada de primavera y verano en zonas cercanas a las desembocaduras o a pedreros rocosos coincidiendo con la puesta de los peces pasto, nos alegren la jornada, convertidos ya en ejemplares de merito, rara vez mantendrán una población numerosa en estos puntos. Ya se sabe, a más bocas,… menos comida.

    ¿Qué lleva, entonces, a las grandes lubinas a abandonar la seguridad de los bajos sumergidos para concentrarse en grupos, desde noviembre a marzo, en nuestras aguas más someras? Sin duda, el mayor motor del mundo animal,… la reproducción.

    Robalo. Dicentrachus Labrax

    Forma parte de nuestra afición y hemos de aceptarlo. Pero, por ello, tenemos la obligación de intentar mantener este precario equilibrio por todos los medios a nuestro alcance fomentando, entre otras medidas, la devolución de los alevines que aseguren la futura cadencia del ciclo.

    La gran dorada se arrima en primavera hasta aguas someras exclusivamente movida por la freza.

    Las grandes pescas de sargos no suelen ser más que el fruto de la época previa o posterior al celo.

    Las grandes corvinas, acuden hasta costa, ¿adivináis a que?, así es, .... a la llamada del celo.  Esto es así, no hay más.

    Pero, ¿por qué elegir la dureza del invierno para la ova y no la plenitud del verano, cuando la lógica nos dice que abunda más el alimento?

    De nuevo, la naturaleza, nos sorprende una vez más con su extrema sabiduría.

    Haciendo coincidir la ova con los meses más fríos, nuestra inteligente loba, se asegura la ausencia de parásitos y pequeños predadores que podrían malograr fácilmente su cuarto de millón de huevos por kilo al encontrase esta micro fauna en estado de hibernación asegurándose, no obstante, el apogeo máximo del que será futuro alimento de sus larvas, las pulgas de mar, por otro lado inofensivas para la puesta. 

    A su vez, estos pequeños pintos, se encontraran en capacidad de satisfacer su glotonería, meses después, aprovechando en primavera la eclosión de los peces pasto. Sin duda, una maravillosa lección de adaptación digna de tan bello animal.

    Lobas atlánticas, ¿dónde y cuando?.

    En la costa atlántica andaluza, al igual que en gran parte de nuestro litoral, los robalos encuentran todo aquello que les es necesario para comenzar el ritual del celo.

    Localizar pesqueros cuyas aguas se mantengan por encima de los 10 º ; que presentes amplias zonas arenosas o mixtas, donde el batir de las grandes olas aseguren un alimento fácil y, especialmente, recorridas por formaciones rocosas paralelas a costa por debajo de 12 metros, lugar habitualmente elegido para la fecundación y la puesta, serán apuesta segura.

    « Página anterior                                                                                                                                                                                                           

           

     
  •  
  •  

    Playas de cadiz. Luna llena

    Será muy posible que, durante estas concentraciones, el ojo alerta del pescador enamorado del mar llegue a comprender el porqué del bello nombre de loba con que fue bautizada por viejos romanos (lupus, del latín lobo) este bello predador si, un cardúmen de pequeños peces, se atreve a asomar por el lugar. La imagen del viejo robalo, que guía al grupo, atacando desde abajo la zona más compacta del banco, dispersándolo de inmediato y dando paso al ataque lateral del resto de la “jauría” que le sigue a la zaga es, de tal perfección y eficacia, que nada tiene que envidiar al ataque de una manada de lobos de tierra firme.

    Cebos.  A mesa servida.

    A la gran loba le gusta el navegar tras la cresta. Allá, donde la espuma le proporciona atalaya, será donde, oculta y surcando la ola de cara a la corriente, espera que la marea le haga llegar mil olores y sabores y, ¿porqué no?, ... algún incauto pez hasta la misma boca.

    Cebos pesados que combatan la falta de luz e incorporen el olor de lo fresco, como sardinas, grandes muergos, peces vivos y, el cebo estrella por el que sienten verdadera glotonería, el choco y el pulpo, no pueden faltar en nuestra bolsa para tentar con éxito a estas máquinas de cazar.

    Cebo. Choco de trasmallo

    Frescura y presentación, únicos reclamos validos en el oscuro reino de espuma de la gran loba.

    Pero, lejos de comer sin distinción, estos gourmets necesitan del engaño eficaz.

    Así, como confirma la experiencia, nunca será lo mismo tentarlos con sepia congelada que con choco fresco e, incluso, encontraremos zonas donde desprecian el pulpo, por fresco que sea, si no es recolectado, casi, en el mismo lugar.

    Cebo. Tita de palangre

     

     

    Recorren infatigablemente su territorio nupcial, ¿quién sabe decir que no a un sabroso tentempié de media mañana?

    De igual manera, si nos decantamos por el uso de otros cebos más livianos, y muy especialmente si optamos por tentarlos durante las horas del día previas al orto o al ocaso, procuraremos que nuestras gusanas sean de la máxima calidad. Ya es extraño que una especie no pierda el apetito cuando anda imbuida de lleno en el trajín del celo y, aunque no sea este el caso de nuestra loba debido a que su actividad se ve aumentada, tampoco se rendirá ante lo primero que caiga ante sus mandíbulas

     

    Continúa Leyendo »