Carretes multiplicadores, grandes desconocidos.

De reciente introducción en nuestro mercado, los carretes de bobina giratoria se convierten en un elemento imprescindible en muchos casos para la ejecución máxima de estilos de lance como el pendular. Su principal virtud radica en un factor casi nulo de resistencia en la salida de nuestras líneas.

 Carretes multipliicadores.

Acompañados de cierta dificultad en su uso y castigados con la leyenda negra de la formación de pelucas o nido de pájaro, su correcto uso puede permitirnos resultados verdaderamente esplendidos.

Durante mucho tiempo desconocidos para gran parte de nosotros
; los carretes de bobina giratoria o multiplicadores, nos abren posibilidades insospechadas para la practica de lances extremos con resultados inmejorables.  De gran aceptación en el mercado anglosajón comienzan, por fin, a verse en las salidas de pesca de un importante número de aficionados.

 

Ganando terreno.

La implantación de estos carretes, cada vez mayor entre pescadores de alto y medio nivel, se debe principalmente a a la posibilidad de efectuar lances con fricciones casi nulas, permite obtener distancias muy considerables mediante el uso apropiado de cañas de repartición y multiplicadores.

Su potencia de tracción es realmente asombrosa al actuar de manera lineal sobre nuestros sedales, manteniendo un contacto casi directo con la presa.

De marcada similitud con carretes utilizados en el casting ligero, se diferencian claramente de estos por la carencia de anillas guía hilos, omitidas voluntariamente para evitar el mínimo roce en la salida de la línea.

 Carretes multipliicadores.

Maquinas muy técnicas y que suelen conjugar varios tipos de frenos que actúan sobre la bobina del tambor mediante acciones centrifugas y de rozamiento; necesitan
do de un entrenamiento continuo para su uso correcto.